Cirugía mínima invasiva

Existen deformidades en los pies, las cuales pueden ser desde el nacimiento, surgir en la edad adulta o provocarse por otras enfermedades como la artritis. Cuando esta deformidad en los dedos es dolorosa y evita que estamos cómodos con cualquier tipo de calzado, la cirugía puede mejorar la funcionalidad del pie, disminuir el dolor, así como mejorar su estética. La cirugía mínima invasiva se realiza con instrumentales quirúrgicos finos y pequeñas heridas de 5 mm.